updated 7:47 PM CST, Feb 24, 2017


Llamado a los egresados a no regalar su trabajo

IMAGEN-16249296-2¿Vale la pena estudiar una carrera? Esa es la inquietud que se plantea la Red de Egresados de Antioquia, al ver la baja remuneración que se presenta para los profesionales en el departamento.

Según ellos, mientras en departamentos como Cundinamarca, Santander y Villavicencio tienen buenos índices de remuneración a un profesional, Antioquia se raja. Algo irónico siendo una región reconocida por su empresariado y su capacidad industrial.

Publicidad

“Aquí pasa una particularidad, hay un gran equipo de empresas y un gran bloque económico, pero no quieren pagarle un salario óptimo a un profesional. Por eso en muchas veces se conforman con un técnico o un tecnólogo”, explica John Alexander Piedrahíta, coordinador del Centro de Graduados del Colegio Mayor de Antioquia.

“Publican ofertas especificando ‘salario a convenir’; otras aseguran que lo formarán desde la empresa para luego nivelarlo, e incluso, o simplemente piden que les busquen a alguien que se acomode a ese salario”, explica Piedrahíta.

Para él, ese tipo de situaciones son muy comunes en algunas empresas para no pagarle al profesional un sueldo digno.

Es por eso que desde la Red de Comunidades de Egresados de Antioquia –que congrega a 34 universidades del departamento entre técnica, tecnología y profesional– crearon una tabla con mínimos de remuneración, que ya lleva ocho años y ha servido de base a universidades, bolsas de empleo y algunos profesionales.

La tabla se consultó con el Banco de la República, algunas universidades de la ciudad, y otras entidades del sector empresarial como Acopi, Andi y la Asociación de Administradores de Antioquia.

Dicha escala se actualiza cada año conforme al incremento del salario mínimo, la inflación y el IPC.

Y aunque las empresas no están en la obligación de adaptar las tarifas, lo que buscan es decirle al egresado “no se regale”, y, asimismo, aprovechando los más de 500.000 egresados que tiene la Red, informar a las empresas y portales de empleo que “no les mandamos perfiles ni publicamos ofertas que no dignifiquen salarialmente al profesional”.

“Nos llegó una solicitud de una importante empresa que necesitaba personal en Administración de Empresas Turísticas.

Eran 20 vacantes y los aspirantes debían tener mínimo dos años de experiencia, nivel de Inglés B1 como mínimo y preferiblemente con posgrado. Y encima, debían ser menores de 25 años. Y todo por un salario de 850.000 pesos ¿hay qué decir más?”, dice Piedrahíta refiriéndose a la situación.

Otra de las situaciones utilizadas por algunas empresas es “publicar un salario específico, y ya en la entrevista, cuando hay varios postulados reunidos, bajan la cifra y preguntan quién quiere seguir con el proceso, ahí prima la necesidad de las personas y terminan accediendo a lo que la empresa quiera”, dice el funcionario.

Trabajo coordinado

Para Catalina Sierra Pulido, coordinadora General Enlace Profesional Red de Egresados de Antioquia, también es el mismo egresado el primero que daña la escala salarial.

“Le decimos que no vaya y reciba un salario solo por llenar una hoja de vida. Si nosotros estamos haciendo algo para dignificar su salario, necesitamos un compromiso del mismo egresado”, dice Sierra.

Las empresas también se quejan de que hay egresados que “se toman el puesto como un escampadero”. Es un trabajo de los dos lados.

Sierra insiste en que se debe trabajar articuladamente con el empresariado y el mismo profesional para equilibrar la balanza.

Desde la Red temen que esta situación motive a que las personas dejen de capacitarse o en otros casos, abandonen el país buscando mejores condiciones.

“La tabla salarial es una forma de proteger a los egresados porque si no tienen cómo pagar sus necesidades básicas, mucho menos para crecer y fortalecerse desde la educación”, dice Sierra.

Acerca de la tabla mínima de salario

La semana pasada se realizó en Cali el segundo encuentro de Unidades de Graduados de Colombia, en la que 150 instituciones del país participaron.

Allí, la Red de Egresados de Antioquia socializó la Tabla sugerida para que más instituciones la adoptaran.

Según Catalina Sierra, coordinadora de la Red, el encuentro les sirvió mucho a las instituciones para concientizarse en su labor como bolsas de empleo.

“La empresa lo quiere todo, pero no paga lo mínimo, y la relación costo-beneficio (tabla de salario v.s. profesional) no está equilibrada”, aseguró Sierra.

Para Alexander Piedrahíta, ponente en el evento, la academia no está articulada con el empresario, ya que “las universidades están formando estrategas y gerentes mientras el mercado está buscando operarios”.

Quedó como compromiso que todas las universidades comenzarán a trabajar por la defensa de los salarios de sus egresados a través de tablas mínimas de remuneración para contrarrestar el fenómeno de éxodo que los profesionales quieran irse del país buscando mejores remuneraciones para un estudio que tanto les costó.

En 2011, el salario sugerido para un profesional sin experiencia era de 1’493.151 de pesos. Actualmente es de 1’633.000 pesos, lo que no es un aumento considerable teniendo en cuenta que el estilo de vida también incrementa.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
davmer@eltiempo.com
EL TIEMPO
MEDELLÍN

Referencia.

telefono(4) 444 4377